Ansiedad, pautas para afrontarla

ansiedad

La ansiedad es una reacción emocional humana en situaciones en las que se prevé un peligro o una amenaza para la vida y que genera un estado de alerta, por lo que hoy vamos a dar una serie de pautas para afrontarla. 

A menudo se vive como una emoción negativa, por los efectos que tiene en el organismo, como nerviosismo, sudoración, agitación o aumento de la frecuencia cardiaca, entre otros. Sin embargo, no reviste gravedad, de no ser que se mantenga en intensidad y en el tiempo.

SINTOMAS

Preocupación, inseguridad y dificultades para tomar decisiones son algunas de las señales a nivel cognitivo que el organismo, a nivel físico, traduce en sudoración, tensión muscular, aumento de la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, temblor en las extremidades y sequedad bucal.

Si no se resuelve esta situación, puede manifestarse dolor de cabeza, trastornos gastrointestinales y contracturas musculares. A nivel conductual, se percibe inquietud, agitación, tensión y preocupación, la persona puede bloquearse e, incluso, echarse a llorar. También puede afectar al sueño.

La Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) nos recomienda una serie de pautas para saber cómo afrontar la ansiedad.

  • La dieta: comer sano, de forma equilibrada y evitar las comidas que provocan digestiones pesadas.
  • El descanso: dormir suficiente, incluso si se está de vacaciones, alternando el tiempo de ocio con el descanso.
  • Ejercicio físico: incluir una práctica moderada de algún deporte o ejercicio físico, como andar rápido.
  • Organización: aunque se esté de vacaciones, la organización del tiempo y las actividades evitan preocupaciones y nerviosismo y favorecen el descanso. Intentar ser puntuales a las citas y aprender a escoger cuando no se llegue a todo.
  • Solución de problemas y toma de decisiones: la mejor actitud ante los problemas es hacerles frente.
  • Interpretación de situaciones y problemas: ante alguna situación adversa, intentar no valorar en exceso las probabilidades malas ni ser catastróficos; esto solo provoca un mal resultado y vivir mal.
  • Atribuciones y autoestima: reconocer los méritos propios ayuda a la autoestima.
  • Relaciones con los demás: reforzar las conductas positivas de nuestros allegados con muestras de afecto, sonrisas, algún detalle, etc.
  • Entrenamiento en técnicas de control de ansiedad y estrés: como la relajación, leer algún libro de autoayuda asegurándose de que se base en la evidencia científica, aprender a decir no, exponerse a la situación que nos angustia poco a poco, practicar habilidades sociales y, ante dificultades para controlar el nivel de estrés, ponerse en manos de un especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>