Cómo superar la muerte de los padres (I)

A parent holds the hand of a small child

La muerte es un hecho consustancial a la vida, pero no por conocido resulta menos doloroso, y mucho menos si se trata de la muerte de un ser querido, ya sea un familiar, un amigo o una persona de nuestro círculo cotidiano.

Sin embargo, la muerte de los padres suele implicar asimismo un reajuste interno y global de la vida familiar. Si fallece uno de ellos, lo habitual es que haya que hacerse cargo o dedicarle más atención al que continúa con vida.

Mientras que, al morir los dos, sentimos que desaparece la generación que nos precede, se produce una especie de relevo, y eso puede desencadenar la aparición de miedos y angustias ante la propia muerte.

El duelo por los padres: una experiencia muy personal

El fallecimiento de los padres está en consonancia con el orden natural de la vida, pero tiene unas connotaciones que vienen determinadas por el momento y las circunstancias.

Es decir, no es lo mismo que los progenitores fallezcan de enfermedad o de muerte natural a una edad longeva y de manera más o menos esperada, a que lo hagan de modo traumático o accidental o cuando los hijos todavía son pequeños. Ese segundo caso implica una ruptura drástica del equilibrio familiar, en especial para los menores.

La forma en que se responde a la pérdida de los padres varía de una persona a otra en función de una serie de condiciones, como pueden ser:

  • El grado de vinculación. La calidad afectiva existente entre padres e hijos puede aumentar o mitigar el dolor por la pérdida. Pero, al contrario de lo que se puede pensar, no siempre una mala relación tiende a provocar menos dolor, ya que puede reabrir antiguas heridas y sentimientos de culpa. Mientras que una buena relación puede facilitar un duelo más tranquilo, al no sentir que había cuestiones pendientes.
  • El tipo de personalidad. Los distintos caracteres determinarán el modo de encajar esta pérdida. En general, alguien más depresivo, pesimista o introvertido tiene mayores posibilidades de vivirla de un modo más triste y penoso que una persona más abierta y extrovertida.
  • La red de apoyos. Una persona que cuente con un buen soporte de familiares o de amigos, que le acompañe y le ayude a contener y canalizar sus ansiedades, superará con más facilidad esta situación que quien lo tenga que vivir en una mayor soledad.
  • La dedicación en los últimos tiempos. Los hijos que hayan brindado sus cuidados a los padres y les hayan acompañado al final de sus días se sentirán más confortados; aunque el haberse hecho cargo durante un tiempo prolongado también habrá producido un desgaste del cual conviene recuperarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>